Artículo: Más del 50% del suelo rico para la agricultura de la Sabana de Bogotá se perdió por ‘mal’ uso

Una investigación detalla que en el 63% de las mejores tierras del país para la agricultura se construyeron conjuntos residenciales y empresas. El 18 por ciento son lotes de engorde.

Por: “Con información de la Universidad de la Sabana”

Tomado de: elespectador.com

Más del 60 por ciento del suelo en la Sabana de Bogotá está clasificado como “suburbano”, lo que permite que se construyan de manera desordenada e ilegal conjuntos residenciales de estrato seis y se instalen industrias de renombre. Los municipios de Chía, Sopó, Tocancipá y Tenjoson los más afectados. Esta es la principal conclusión de un estudio que realizó la Universidad de La Sabana en el que se analizaron más de 130 indicadores municipales y 20 de provincia enfocados en ambiente, economía, desarrollo social, gestión fiscal y gobernanza.

Según el informe, movilidad, planeación y agua son los tres temas claves que deben desarrollar los 11 municipios que componen la Sabana Centro de Cundinamarca si quieren tener un futuro sostenible. El reto será la ampliación y adecuación de ciclorutas ya que el 34 por ciento de los habitantes del departamento se movilizan a pie y el 12 por ciento en bicicleta. La oportunidad es la construcción de un acueducto regional que les permita a los municipios vecinos de la capital dejar de depender de la venta de agua en bloque de Bogotá.

Y pese a que Cajicá, Chía, Cogua, Cota, Gachancipá, Nemocón, Sopó, Tabio, Tenjo, Tocancipá y Zipaquirá –municipios estudiados en el informe– son los más ricos de Cundinamarca (entre todos generan el 28 por ciento de todo el Producto Interno Bruto del departamento), la pésima distribución y utilización de los suelos es el principal problema de la región.

De esas tierras ricas para la agricultura ya queda poco, los suelos se han ‘perdido’ en las últimas décadas bajo el cemento de la urbanización, la ganadería y los malos usos como la deforestación, a tal punto que, del total de las 99.553 hectáreas (ha) que cubren los 11 municipios de la Sabana, un 63 por ciento –63.171 ha– están construidas o subutilizadas.

“Los suelos más productivos del país para la agricultura se están desaprovechando, por causas como la conurbación que viene presentándose con Bogotá. Prácticamente el interior de Colombia se está quedando sin tierra para cultivar”, expresó Juana Leal, investigadora de la Universidad de La Sabana.

En el escalafón de los cinco municipios de vecinos a Bogotá que tienen el uso más inadecuado del suelo, se encuentra en el primer lugar Funza, donde un 88 por ciento de sus hectáreas están subutilizadas o con lotes ‘abandonados’, donde ni se cultiva ni pasta ganado. El segundo lugar lo ocupa Tenjo, con el 80 por ciento del total de las hectáreas subutilizadas. En el tercer puesto figura Madrid, con 75 por ciento de áreas subutilizadas; en el cuarto, Cajicá, con el 69 por ciento y en el quinto, Cota, con el 63 por ciento de sus terrenos.

Las consecuencias de esta pérdida de tierras se evidencia en que ya ni la sabana ni Bogotá producen lo que consumen. “No solo han tenido que empezar a conseguir productos (como la cebolla, por ejemplo) de otros departamentos, sino que la construcción, pavimentación o ‘endurecimiento del suelo’ han llevado a que las inundaciones sean más frecuentes”, señaló Leal.

Otra efecto negativo del mal uso del suelo es el desplazamiento de la población campesina hacía la capital del país, debido a que prefieren vender sus tierras para que se construyan condominios o urbanizaciones en vez de seguir cultivando lo cual ya no es rentable.

“El crecimiento que supera el límite urbano ha impulsado procesos de suburbanización en zonas rurales, formando crecimientos difusos”. Este patrón de crecimiento se ha dado con más fuerza en los municipios próximos a Bogotá”, afirmó la investigadora.

Entre las estrategias que promueve el estudio para resolver esta situación se destaca la creación de una mesa técnica de planeación regional que armonice las normas y establezca acuerdos para que no haya riesgo de conurbación ni de ocupación de áreas protegidas, como ahora está sucediendo, y así blindar a la región contra estos problemas que ya enfrenta Bogotá en el sur de la Sabana.

Otra de las propuestas es que se contrate entre varios municipios el estudio de mapeo de riesgos y desastres naturales, porque aunque la región es vulnerable a los deslizamientos e inundaciones, ningún municipio ha podido invertir en tener la información que ayudaría a las autoridades a mitigar los efectos de los desastres naturales.

Crecimiento desigual tiene en jaque a la región

En un 32 por ciento, sus habitantes son de origen rural, aunque varía de un municipio a otro. Por ejemplo, Chía y Zipaquirá, los más urbanos, con solo un 22 y un 12 por ciento de población rural, respectivamente, suman más de la mitad de todas las personas que viven en la Sabana Centro, conectada principalmente por el río Bogotá, que se extiende por los municipios en un 18 por ciento de toda su longitud.

“Hoy los territorios de Tenjo y Nemocón son los que presentan mayor crecimiento de su huella urbana, porque han ido agregando más áreas al perímetro urbano”, dijo Leal.

Eso también explica por qué la densidad urbana (el número de habitantes por kilómetro cuadrado) de Cota, Cajicá, Tenjo y Nemocón ha disminuido con respecto a los índices de hace 14 años, a pesar de que han recibido muchas más familias que migran de Bogotá hacia las afueras de la ciudad. Según el estudio, habrá un cambio demográfico de 69.963 personas en siete años.

“Los municipios les apuestan a modelos dispersos y van creciendo sin orden. Solo encontramos a Zipaquirá y a Tenjo como ejemplos de modelos de ciudad compacta”, agregó.

Esta situación también afecta la infraestructura de servicios públicos. En el caso de la recolección de basuras, se estima que una persona produce al día 0,6 kilogramos y, aunque a hoy no hay alerta por el relleno sanitario Nuevo Mondoñedo (que tiene una vida útil de 17 años), todavía el reciclaje en los municipios no asciende al 17 por ciento (siendo este el porcentaje más alto, que se presenta en Cajicá).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s